Si tienes más de 25 y no eres idealista…

Foto por: Valtiago

Foto por: Valtiago

Hay un pequeño texto, bastante útil sobre el anarquismo que hace bastantes años anda dando vueltas, impreso, en digital, en idiomas diversos, que se llama “Todo lo que quisiste saber sobre el anarquismo”, y me he dado cuenta que la mayoría de la gente que opina sobre el tema no lo ha leído y la respuesta a este problema (cómo la gente opina sobre las cosas sin tener conocimiento) es simple: porque en realidad nadie quiere saber nada sobre el anarquismo.

Introducción
Para empezar este texto debo declarar que no se si soy anarquista, pero sí se que intento vivir la vida inspirado en varios elementos relacionados al anarquismo, y también debo decir que una de las características de esta doctrina, es que cada uno la interpreta como le acomoda. Conozco varios tipos de anarquistas, siendo en el que me encuentro yo y mi pareja el más cercano al ciudadano común y corriente de los que todavía se consideran como tales. Tenemos trabajos normales, compramos en el supermercado, pagamos arriendo, vemos películas en el cine, etc.

No es una lucha completa contra el capital como se declara comúnmente. Pero eso no quiere decir que no estemos contra el sistema, ni que creamos que el capitalismo es bueno, y lo más importante no quiere decir que aseguremos que nuestra vida seguirá así siempre.

Variaciones de un mismo tema.
De las personas que yo conozco existen dos grandes bandos, lo que son violentos y los que no son violentos. Yo estoy dentro del segundo grupo y la mayoría de mis amigos también.
¿Y se pude ser anarquista sin ser violento? Si. Porque el anarquismo propone nuevas formas de organización jerárquica, que significarían nueva formas de organización económica y social. Normalmente de la mano de la autosuficiencia, de la autogestión y del apoyo mutuo. Cosas simples, como producir lo que usarás y lo que no produzcas tu mismo sea compartido por la comunidad y cuando una comunidad no sea suficiente, varias comunidades. Eso a grandísimos rasgos y de una manera casi burda de verlo. Pero obviamente el ideal es que toda la sociedad acepte que hay mejores maneras que un sistema parlamentario como el actual con representantes indirectos. Y deje de lado el individualismo con el que vivimos diariamente, por el que somos fácilmente víctimas de la publicidad y de las corporaciones (el egoísmo facilita caer en estas opciones).

Diferencias
La gran diferencia está en como alcanzar esas metas. Existen algunos, como el caso del recién
fallecido Mauricio que piensan que la destrucción del capital –literalmente– se puede llevar a cabo como un gran sabotaje de sus símbolos. En ese sentido se rescata una larga tradición de violencia anarquista llamada acción directa. Por eso históricamente el anarquismo se relaciona a gente que pone bombas. Pero suele ser que esas acciones violentas atacan lugares o cosas que son consideradas símbolos del capital, sean centros de reclusión, bancos, grandes corporaciones, oficinas diplomáticas, etc. Todo ello está en la historia. Nadie lo niega.

Existe otro gran grupo que no piensa de la misma manera, que cree que no es necesaria una destrucción literal, sino una transformación gradual. Estos son llamados reformistas (despectivamente) por los primeros, ya que es muy lento y conceden en su vida muchas cosas que para los primeros pueden ser inaceptables.

Ambos grupos actúan simultáneamente creando espacios de difusión y discusión, escribiendo libros y boletines, realizando actos, marchas, expresiones culturales, educación popular y lo más importante, son realmente pocos los que se hacen llamar anarquistas y no llevan en su vida diaria una gran cuota de acción educacional o de comunicación de lo que piensan.
Es decir nunca ha sido una cuestión ultra secreta para algunos pocos, sino todo lo contrario.

Sobre otros artículos al respecto
Hay algo que debo comentar sobre los artículos recién aparecidos sobre el tema, y estoy hablando sobre las columnas de opinión, no sobre las noticias sobre el fallecimiento ni el funeral, ni los desalojos.
Normalmente hay personas que tratan de ridiculizar todo esto. Y debo decir que lo hacen de manera irresponsable e irrespetuosa. Primero que nada el artículo Nº 19 de la declaración de los derechos humanos dice “ Libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de tus opiniones” continúa con una serie de cosas que uno puede hacer y que está en su derecho, como difundir las ideas en las que uno cree.
Si son ridículas, estúpidas o no, es asunto de uno. Y la verdad en la televisión –por citar un ejemplo – hay tanta comunicación que no hace otra cosa que rellenar el espacio entre cada tanda comercial, que considerar estúpido tener una biblioteca popular me parece por decir lo menos desconsiderado, malicioso, ingenuo e insensible.

Declarar que toda persona mayor de 25 años que sea idealista es estúpido, me parece absolutamente ridículo. ¿No se supone que todos los políticos son idealistas representantes de un futuro mejor, de un cambio o de una promesa de prosperidad no alcanzada? si pensamos en esa premisa todos son idealistas utópicos. Gandhi, Che Guevara, Hitler, Jaime Guzmán, etc. podría seguir con cualquier líder de opinión que se cruce por la mente. Porque todo líder es un símbolo de una promesa que refiere directamente al deseo innato del ser humano de tener un mejor pasar, si los deseos no fueran utopías dejarían de ser deseos y políticamente sin deseo no existen las elecciones.

Todos somos unos imbéciles
A nadie se le puede discutir o criticar si lo que cree, piensa, o hace es una estupidez. Independiente de su doctrina, condición o edad. Simplemente no se hace, no corresponde. Podemos discutir si hace daño a alguien, pero no si lo que piensa es o no práctico, especialmente si está relacionado a las decisiones que toma sobre como vive su vida, sobre si gana o no plata, sobre si duerme cómodo o no. Es la típica discusión que se hace a la gente vegetariana, hostigar por hostigar sobre una decisión ultra personal.
Como ejemplo práctico, hablemos sobre el tiempo libre. Una película como Star Wars puede generar millones de dólares por puro que hay mucha gente interesada en una historia de ciencia ficción que cualquier persona con 2 dedos de frente llamaría una “ñiñería”, ser fanático de una banda de rock a los 30 años es “una imbecilidad”, ser lector de alguien como Huellebeq o Bolaño a los 35 años es realmente estúpido, siendo que son tipos al borde de la autodestrucción, ellos y sus personajes. Sin contar que asistir o consumir cualquiera de estas actividades de esparcimiento son tan caras que cualquier persona con el sueldo mínimo no puede costear. Y digámoslo, anarquistas y no anarquistas consumen y disfrutan de este tipo de esparcimiento por igual, sin debatir sobre qué es infantil y qué no.

Seguir pensando en cómo resolver al menos los problemas propios de una manera alternativa siempre es tildado de poco práctico, porque lo práctico es tratar de rascarse con las propias uñas y aceptar de una vez por todas que la ecuación Familia-Trabajo-Consumo es la única alternativa real. Pero eso no es cierto, ésta es la idea base del anarquismo.

Ocurrió con el movimiento ecologista hace un par de décadas: Hippies, irreales, poco prácticos, amantes de las plantas, etc.
Ahora hasta el presidente de EEUU es ecologista y todo el mundo lo encuentra loable, sensato, que ya estaba bueno ya de irresponsabilidad. Es sólo un ejemplo.

Cuando las mujeres no tenían derecho a voto era lo mismo, “cómo una mujer va a saber opinar sobre temas serios”. Exactamente igual.

Toda la gente que opina por opinar, que dicen que ellos eran idealistas y se les pasó, que sus compañeros de curso punkis ahora son oficinistas o que les bastó ver una tocata para entender el anarquismo, lo siento mucho, pero esto es tan personal y amplio que afirmar verdades donde sólo hay experiencias personales limitadas sin investigación seria, es irresponsable.

Desde mi humilde opinión, debo decir que no comparto lo que Mauricio creía sobre como había que destruir el capital, sobre todo porque lleva a consecuencias tan lamentables como la muerte de las personas que podían seguir contribuyendo de otra manera, educando, compartiendo, haciendo pan o techando una casa.
Pero sí comparto que este mundo está completamente viciado, que el sistema capitalista es un diseño absolutamente malvado y que los resultados son estos, gente que tiene tribuna para hablar y opinar en contra de la gente que quiere que el mundo sea un mundo mejor, justificando sus opiniones en un “miedo al terrorismo” injustificado. Lo que produce una tendencia a generalizar los temas de una manera tan vasta que no se consideran para nada las opciones alternativas.

Sin duda es un debate que da para largo, pero que desde mi espacio no quiero se convierta en tal, prefiero seguir haciendo cosas a seguir conversando con gente que lisa y llanamente no quiere tolerar, ni aceptar a los demás cuando no piensan como ellos.

Sin mencionar los problemas que ya están teniendo personas pacíficas (okupas y otros anarquistas) por el solo hecho de que la difusión en prensa ha sido certera en el sentido de criminalizar los estilos de vida alternativos, y de la misma forma las opiniones desinformadas de otras personas han creado una gran cadena de desinfromación sobre el tema.

De esta manera pido a quien sea que lea esto solidaridad y responsabilidad con respecto a las opiniones emitidas, es bastante delicado el tema de opinar sobre algo que se desconoce. Recordemos que el desconocimiento es la base del miedo, y el miedo es la base de un estado de paranoia mediática.

No persigamos a quienes piensan distinto si no lo conocemos, si no tenemos pruebas y si no sabemos de qué estamos hablando.

10 Comentarios

  • Carlitos Lechuga dice:

    Me hace recordar el texto de Greg Graffin
    Interesante…

  • A ver, si entendí bien. Hay anarquistas violentos y no violentos. Entonces, ¿a cuáles hay que respetar? ¿A los dos o sólo a los no violentos?

  • heavy metal thunder dice:

    hay distintas formas de violencia
    pero el capitalismo, que es violencia pura, debe ser interrumpido, y esa interrupción es violencia. es inevitable.
    ya lo decía don Max H.: “nada en el mundo justifica más violencia de la que resulte indispensable para poner fin a la violencia”

  • jko dice:

    la idea del texto es basicmante establecer un panorama, no dar un juicio al respcto tan tajante. Sin duda la violencia capitalista es tanto másc ruel que algunas violencias directas de dictaduras, porque te violenta de manera solapada y hace que creas que esa violencia es convencional y por ende aceptable. Pero te vilenta sumamente fuerte.

    Que tipos de anarquismo es respetable. lo dejo a su criterio, no viene con manual de uso.

    ¿cuál texto de Graffin, el de Bad Religion?

  • punk rock utopia dice:

    Para mi, todo el anarquismo anticapitalista es respetable. No me merecen respeto las formas libertarias de justificación del mercado (sin Estado), ni el anarcoposmodernismo.

  • Charly dice:

    Sobre la muerte de este cabro Mauricio, si bien no lo enjuicio por que hay que ser lo suficientemente arraigado a sus ideas para llevar a cabo estas manifestaciones, concuerdo con comentarios anteriores respecto de que el tipo era mucho más útil en vida y que hechos como estos no aportan en absolutamente nada al objetivo final de la resistencia, muy por el contrario, generan una serie de situaciones que tergiversan la causa y son utilizadas como factores benéficos para con los medios y en definitiva para reivindicar la labor represora del estado.

    Si…todos nos sentimos un poco identificados con Mauricio en alguna forma, todos tenemos esa cuota de violencia arraigada dentro nuestro que nos hace sentir que este es el único camino tangible para conseguir algo, pero creo que las cosas van mucho más allá y que este problema responde a algo más intelectual que a un tira y alfoja de balas/bombas donde los eternos derrotados son los que resisten.

    En conversaciones con gente joven/adulta que poco conoce o poco le importa el anarquismob (al igual que yo), luego del incidente de la bomba, todos los comentarios u opiniones se centran en ese “temor antiterrorismo” que señala jko anteriormente y que querámoslo o no, es algo que se inserta en cada una de las cabezas del común de la sociedad, dejando atrás los objetivos fundamentales de la resistencia, para solamente dar enfasis al hecho mismo de la detonacion, o en el peor de los casos, a especulaciones sobre las “reales intenciones” que tenia esa bomba que este chico llevaba en sus espaldas.

    No me van mucho diversas situaciones que sucedieron post-bombazo, como por ejemplo que en Saco y Vanzetti arrojaran las pertenencias de Mauricio a la calle desligándose completamente de sus vinculos con el, para posteriormente hacer una especie de “resistencia” de 4-5 cabros impidiendo el ingreso de la policia en el centro cultural y un comunicado que me dio la sensacion de un “lavado de manos” por partida doble, tanto con las autoridades a la hora de tirar ls pertenencias a la calle, como posteriormente a la hora de hacer un comunicado reivindicador del accionar. Como que ahi me quedó la sensación de un doble discurso bastante feo, si somos radicales seamos hasta el final, no me cayó bien el descarte de la gente del centro cultural, pero en fin…es sólo una opinión, tambien es cierto que en momentos agitados, las decisiones no son muy racionales.

    La utlización de la imagen de Mauricio para hacer comunicados y reflexiones de como es ser revolucionario y reivindicar estas vías de manifestacion creo que habla de un estancamiento en el lenguaje que tenemos para enfrentar lo que hace muchos años viene haciendonos la vida una basura, se crean mártires que engrosan una lista llena de nombres de personas con buenas intenciones que quisieron llevar sus convicciones más allá, y que seguramente (al igual que los fallecidos del rock) sus vidas tienen más significancia muertos que vivos para los que aún resisten, no me va mucho eso…es como estrellarse con una muralla constantemente.

    Entonces, si la estrategia capitalista de control se basa en el poder mediático, la television, internet y un sinfín de cosas ligadas a la modernidad, por qué la resistencia insiste en este lenguaje para demostrar que no todos estamos controlados?. Como decía antes, no recrimino la acción por considerarla un hecho consecuente con el pensamiento, sin embargo dejo la interrogante de que si realmente los lenguajes/mecanismos de la resistencia son lo suficientemente efectivos a la hora de reivindicar la idea y el objetivo común, que según yo lo veo es que todos vivamos en absoluta libertad no?, igual va a ser un tanto complicado hacerle ver a una dueña de casa trabajadora de que los cabros incendiarios están haciendo una manifestación de rebeldia frente a una realidad que a ella le toca de igual manera, que las okupas son mucho más que centros de logística terrorista y que los anarquistas son más que fundamentalistas fanáticos…y así webean a los que se quedaron pegados en el sxe ahahaha.

    Espero se entienda.
    Saludos.

  • Dscprlnt dice:

    Debo decir que siempre me ha pareciado curiosa la gente que piensa que sus “ideas” o sus alternativas al sistemas son mejores para los demas… o para el “bien comun” y que dicen estar “luchando” por los demas.

    Muy buena columna.

    Aunque debo decir, y probablemente voy a sonar como un troglodita al decir esto, a veces si me parece valido criticar/ridiculizar las ideas de personas que basan sus creencias/ideas en dogmas o “la fe”. Cuando un padre decide quemar viva a su hija, despues de que esta fuera violada por otro hombre, por que cree que es “el deseo de Allah” me queda claro que hay algo bastante mal con sus ideas. Cuando un cristiano asesina a un medico por que este realiza abortos y en su defensa se justifica en la Biblia, me queda claro que sus ideas son estupidas e irracionales. Y etc, etc, etc.

  • heavy metal thunder dice:

    Es el problema de distuir en el plano de las “ideas”. Porque el capitalismo y el Estado no son “ideas”, sino que realidades bastante prácticas, por lo mismo, la oposición contra ellos se expresa en ideas, pero surge principalmente desde la práctica. De ahí que la cuestión de las alternativas no sea en realidad tan abierta y democrática como parece: o se produce para acumular valor, o se organiza todo para satisfacer necesidades humanas. No hay más ocpiones, o mejor: las “opciones” que no sean la destrucción total de la elación social capitalista son distintas emenaciones del olor de una mierda cada vez más puterfacta.

  • Dscprlnt dice:

    Yo estoy esperando que se rebelen las maquinas y se destruya todo. Esta manhana mi tostadora ni queria soltar mis waffles congelados, sera esto un primer acto de insurgencia?

  • Charly dice:

    La línea entre las ideas y los dogmas es demasiado delgada y corre para todos por igual, desde un chico que porta una bomba en sus espaldas, hasta el vegan más fundamentalista o el trabajólico que olvida que respira, eso por un lado.

    Igual es comprensible cuando se habla de alternativas absolutas en base a lo práctico, creo que responde a la desesperación de la eterna derrota y es válido. Todos quieren acciones aquí y ahora, pero aun pienso que son reacciones airadas/estancadas hacia un problema que a medida que corren los años y la tecnologías avanza, se vuelve en un problema más intelectual que práctico, donde el sistema capitalista se nutre de la ignorancia y hace que esta rueda de producción no pare de girar, distrayéndonos con la cajita que nos dice que hacer, con el ordenador que no podemos ni un día dejar de conectar nos guste o no, etc. Como decía antes, es como estrellarse contra una muralla una y otra vez.

    Y que siga el show…esperemos que los restos de Mauricio esparcidos por el pavimento tengan alguna significancia en el futuro, ya que ahora solo han servido como dije anteriormente, para reivindicar el accionar represor del estado, la “cacería de brujas” y para recordarnos quienes son los que controlan todo esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *