iPod Punk Ladron Devil

Una vez más, la tecnología y sus posibilidades se adelantan a la ley. Expertos antifraude han alertado sobre la utilización del iPod como herramienta utilizada por los empleados para robar información a la empresa. No es una alerta sobre el peligro potencial del pequeño reproductor de música de Apple como herramienta para el fraude. Ya hay casos. Cuenta The Guardian que en una firma de selección de personal británica hallaron gran parte de la base de datos de sus clientes almacenadas en el íPod de un empleado.

El de Apple no es el único reproductor al que algunos han decidido dar esta utilidad. No obstante, Paul Carratu, presidente de una asociación de examinadores de fraudes inglesa, señala que los casos más recientes implican al iPod directamente. En su opinión, “las empresas todavía no saben mucho sobre capacidades de los iPod, pero sus usuarios sí”.

Dicen los expertos que son los empleados a los que se les ha comunicado el despido, o aquellos a los que se les ha negado el ascenso, los más proclives a este tipo de actividad. Pueden además estar compinchados con mafias u organizaciones fraudulentas que trafiquen con información aunque, al parecer, no es lo más frecuente.

Además del indiscutible incremento de valor de la información como moneda de cambio en el ámbito delictivo, existe un factor relacionado con los procesos de trabajo que explica también la escalada de este tipo de delitos. Andrew Clarke, al frente del departamento anti fraude de la firma de contabilidad KPMG, señala que la creciente confianza de las empresas en la “automatización” de cada vez más y más tareas, unido a la reducción de responsables intermedios, propicia estas formas de delito.

Foto

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *