EL PONTIFICADO DE GORE: HAMBRUNA Y NUEVA DOMINACIÓN

Alguien le creyó?, los mas progresista si, los que creen en la palabras de buena crianza, los que piensan que Piñera es uno de ellos y que, de la mano del capitán planeta, lograremos un mundo mejor y mas bueno. Aquí un breve pensamiento sobre toda esa mierda pseudoambientalista.

La producción de biocombustibles no asegura una fuente nueva de energía, también arrebata tierra a la producción de alimentos. Como consecuencia del mercado de biocombustibles ya existente, los precios de mercado de granos y otros biocombustibles potencial ya están siendo impulsados por los precios de la energía. Por ello, los precios globales de alimentos están aumentando rápidamente, mientras al mismo tiempo se reduce el área para la producción de alimentos. Estas dos cosas aumentarán directa y drásticamente el hambre y la inanición en el mundo, particularmente en las regiones más pobres. Un gobierno inspirado por Al Gore promoverá una expansión de los programas de biocombustibles a escala global, y se felicitará por sus nobles hazañas en el ahorro de petróleo.

Todo esto ocurrirá en un contexto en el que enfrentamos en general una crisis global alimentaria. No hemos visto muchos titulares sobre este tópico, pero el mundo está al borde de una gran crisis alimentaria. Los depósitos de reserva para emergencias están de capa caída, los niveles de producción han bajado, las malas cosechas aumentan, etc. Es un cuadro muy triste incluso sin biocombustibles.En este contexto, la consecuencia neta de una agenda importante de biocombustibles equivale a un genocidio intencional. Innumerables millones morirán de hambre en el tercer mundo para proveer un poco más de combustible a las naciones industriales con su sobre-consumo, aparte de los innumerables millones que ya están muriendo. El pequeño aumento de energía es tan pequeño en comparación, que debemos aceptar que la agenda de los biocombustibles tiene que ver sobre todo con genocidio. Sin embargo, cuando comencemos a leer sobre el estallido de nuevas hambrunas, tal vez en Brasil donde los biocombustibles ahora entran en producción masiva, los titulares culparán a las sequías, o a las malas cosechas, o utilizarán alguna otra excusa, como siempre lo hacen. Mientras tanto sentiremos un ‘brillo verde’ cada vez que llenemos nuestro Prius con biocombustibles, ignorando el daño que estamos haciendo.

Más Información:

Régimen post Bush, un pronóstico 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *